Six days

Hay una bombilla fundida en mi escritorio. Es inútil, aparatosa, y ya asta los deformes reflejos del cristal curvan hacia nada. Como liberado me sentí cuando me cansé de sus lineas, sus perfiles parecían no tocar nunca el aire, no existían lineas negras en su contorno, al contrario que en mi imaginación, y tampoco existía contraste con la madera. Sin reflejo de otra bombilla, la luna, el sol, una ventana por la que entra un atardecer, no es nada.

Fueron varios años preparando la tesis, estudiando los distintos músculos. La pregunta era cómo cagar más fino, y mil ideas sin sentido de como hacer pesas con el esfinter vinieron para irse, entre decepción e imposibilidad. No fuí consciente antes, pero ahora se que, a la hora de la mierda, todos somos igual de vastos. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s