te miro a veces, cuando puedo y me dejas, cuando stas

Exploración de la noche. El único lugar posible y necesario son mis recuerdos. Vistas de cascadas heladas. Torrentes de sentimientos en los que ahora el agua está estancada. Dunas avanzando del desierto a la selva. Yo en el balcón de mi cuarto oigo el crujir de las piedras por el frío. No hay raíces que aguanten la tierra. No hay motivos para árboles. La gente confía su futuro en los zahoríes que aseguran conocer el error y el secreto. Dan esperanzas de encontrar una fuente q les de agua y con ello alegría. Agua para lavar a sus hijos y darle de beber a los perros. Yo ahora ya de mañana, con los zahoríes a mi espalda inmersos en sus búsquedas, encuentro en los ojos de ella  la respuesta que necesitaba para parar las dunas y añorar los árboles

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a te miro a veces, cuando puedo y me dejas, cuando stas

  1. alba dijo:

    te escribo para dejar constancía de que no paso de tí, y que la distacía no es tanta como la que realmente hay. Debemos conseguir que la distancía sea mucho más corta que la que realmente hay. Espero que este sencillo acto que debí hacer hace ya mucho tiempo haya provocado una sencilla y bonita sonrisa,… volvere frecuentemente a ver que Maravillas puedo leer aqui.
    Un beso de chocolate azul.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s