todos tenemos nuestras fantasías, tú, por ejemplo, eres la mía

De que te vas a quejar ahora cabeza donde algunos sitúan lo pensante. Acaso yo tengo la culpa de ser yo? Piénsatelo bien, por que entonces tu tendrías la culpa de ser tu. Esa responsabilidad, dudo q la podemos soportar. Culpable yo de no existir? No, culpable ella de no saber encontrarme.

Y de nuevo, aquí estamos, los amigos de siempre, cuando siempre es ese periodo q dura de dos semanas a tres años. Y de nuevo, aquí estoy en la misma postura, con un dolor de espalda q desaparece, milagrosamente, y gracias a la progresiva falta de sensibilidad de esta.

Mis oídos hoy se inundan de piano, y te imagino tocando esta canción, que yo adoro, y que tú, como buen purista de todo despreciarías, tan dulcemente, que parecería tu canción favorita. Como tan dulcemente me desprecias, que mientras lo haces, y escucho esas palabras de cálido aliento, siento que soy tu preferido.

Se titula isn´t it beautiful, y es curioso como, aún sin sonar a lamento, yo la pinto de ese color que tanto me gusta. Dibujo en ella ojos y manos, partes sobresalientes de esa realidad que otro ha pintado, con la maestría suficiente como para haberte titulado su obra magna, y tu ante esto ni siquiera te sonrojas.

Aunque los relojes intentan engañarme yo conozco la auténtica magnitud del tiempo, con esta canción se hace corto como una semana de verano, como en las noches en que te dibujaba con mis manos. En cuanto acaba, todo se mueve mas lento, las pausas desaparecen, ya no son necesarias.

Mariposas muertas, han perdido el color, son revividas por las notas de esta, la q será quizás algún día tu canción. Yo sigo soñándote a diario, evocando aquel abrazo sin beso. Se pierde y se aleja por el papel, absurdo intento de un abrazo, mis rasgueos ya no son suficientes para que te acomodes a mi lado.

Pedirte por un minuto tus oídos para decirte hoy buenas noches como quien jura amor eterno. Soñarte como quien te secuestra con tu consentimiento. Pensar en ti, el olvido sería mi silencio, aunque no me escuches, aunque no me veas, aunque no exista, ermitaño de tus recuerdos, en ellos estoy del todo solo

Buenas noches ana la friolera

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s