nanas

A veces, me colapso. Quizás porque no estoy hecho para abrazar a medias, para besar a medias, para acariciar a medias. Quizás por que no estoy hecho para el público, quizás quiero expresar tantas cosas q al final es tanto que no sale nada. No soy un hombro sobre el que llorar, nunca he sabido serlo, sí te puedo escuchar, pero no estoy seguro de que pueda abrazarte. Antes que callarme, me pongo a cantar, y así, me desinflo poco a poco, y no te suelto las palabras que te derrumbarían o te ensalzarían, y así no te doy un abrazo completo, o un beso completo, y así no te digo buenas noches ni buenos días, prefiero llorar solo, a escondidas. Con las rodillas encogidas sobre el pecho, te cantaba nanas, mirando dos árboles a oscuras, sin saber donde estabas, sin saber donde estaba. Buscando algo de calor en mi cuerpo, mis manos fueron cuarteadas por el frío de una botella helada mientras él disfrutaba del calor de tu piel. Ahora miro los restos, las cicatrices quedadas, y la lluvia de asteroides si fue para tanto. Nunca entenderé por que siento lo que siento, por que aguanté tanto la respiración, derrumbado, ante tu abrazo, lo fácil que resulto llorar en silencio contigo tumbada a mi lado, esa distancia, comparada con la natural entre tu y yo, y aun te veía a kilómetros, reducida en el infinito, y aun así, iluminabas, como siempre, mi estrella.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s